martes, 1 de septiembre de 2009

Violencia taurina

Sabido es que la violencia es algo consustancial al mundo taurino. Torturar a un animal hasta la muerte de una manera envilecida no puede definirse de otro modo. Son gente ajena a las normas de conducta y comportamiento social que rigen una sociedad civilizada y plural. No admiten que cada vez es mayor el rechazo a la diversión maltratando animales. Aún así la España negra sigue dando coletazos.


Los taurinos de Ampuero (Cantabria) reaccionan violentamente contra una protesta a los festejos taurinos tradicionales del pueblo. En su paranoia califican la manifestación de provocación, una manera de pensar típicamente fascista.


Cultura en Galápagos


Otro caso de miseria humana es el ocurrido en Galápagos (Guadalajara). No quieren que su podredumbre salga a la luz. Así que hay que acosar verbal y físicamente al mensajero que lo denuncia a los medios por parte de una cuadrilla de matones miserables, ante la complicidad de un pueblo que da la callada y hasta de la guardia civil que parece inhibirse. Todo por denunciar la bonita tradición de perseguir a un toro campo a través por unos energúmenos con todoterrenos, llamado con el eufemismo de encierro, hasta que es sacrificado.

No hay comentarios: