lunes, 8 de junio de 2009

Más españolismo

Debe ser que le cogieron gusto el año pasado y éste año han repetido otra vez. Unos cientos de aragoneses con la mente colonizada y españoles, acudieron al lugar de autos al izado de la bandera española. Esta vez sin oposición, lo que les debió de llenar de gozo que sólo hubiera personas de bien que aman su bandera. Supongo que en un acto de sano patriotismo constitucional e integrador, frente a los radicales que rechazan este tipo de actos nacionalistas banales. Porque es así, nadie de los que estuvieron ahí o muy pocos se definirían como nacionalistas, pero no dudarían en definir así a los opositores del año pasado. A otra cosa no saldrán a la calle, pero los actos militaristas no se los pierden.

El general Juan Pinto tomó la palabra a pesar de que no pintaba nada ahí. Perdón por el chiste fácil. Diciendo una serie de inexactitudes interesadas cuando no falsedades. Como la visión partidista de los Sitios.



Simboliza la unión y la integridad de la Patria, y no hay
mejor lugar para colocarla que este, en el corazón de la ciudad y rodeada de las
banderas de todas las comunidades autonómicas. Es un símbolo que une, no separa,
representa la libertad, la justicia y la democracia.



Todo ello no nacionalismo, una tela simboliza todo ello. Y con recochineo sobre el lugar, pues a unos pocos cientos de metros, en la plaza de España, estaría mejor. Más que unir, lo quieras o no, uniformiza, término muy militar. La libertad de unidad quieras o no, la justicia de no se sabe qué y la democracia de la que fue el ejército uno de los principales obstáculos. Por no hablar del grado de representatividad durante la dictadura de esa bandera. Que no vengan con discursos que no les pegan, cuando ellos son el garante de esa unidad por la fuerza, no por una decisión pacífica y democrática. Por más que hablen de homenaje a los soldados muertos en misiones de paz, un ejército jamás puede ser símbolo de paz ni de valores democráticos.

1 comentario:

La Araña Peluda dijo...

Es lo que hay. Estos pobrecitos no paran de hacer el ridículo todos los años. Y menos mal que ya no pasan la de Agustina de Aragón por la tele, jeje.