sábado, 16 de mayo de 2009

Sobre el himno

Parto de la base del respeto, a mi me cuesta mucho faltar al respeto a los símbolos identitarios de los demás. Porque quiero que a mi se me respete. Lamentablemente posiciones minoritarias como la mía suelen ser objeto de cierta chanza cuando no desprecio directo, por parte de algunos que consideran que sus ideas están por encima. Tenemos ejemplos como el banderón al Justicia o el constante ninguneo que sufre Aragón dentro de España. Lo que algunos vienen a llamar victimismo porque no tienen argumentos para demostrar que no es verdad.
En otros lugares donde la conciencia nacional está más avanzada, es precisamente éso lo que conlleva sentirse aprisionado. La final de copa disputada por el Athletic (Euskal Herria) y Barcelona (Catalunya) se convirtió en una manifestación de ello. Personalmente habría actuado con indiferencia, sin embargo la mayoría optó por una sonora pitada al himno español, una demostración comprensible de aquí estamos aunque no nos dejéis expresar nuestra voluntad como pueblo. Porque ambos equipos representan algo más que unos colores futbolísticos.
La esperada pitada provocó la desmesurada reacción del no nacionalismo español. Es curioso ver como a la afición española le han llamado repetidamente la atención en competiciones internacionales precisamente por eso, pitar el himno del contrario. Sin que hubiera razones políticas ni de ningún tipo. Si no se buscan, a Inglaterra por Gibraltar o a Francia que son gabachos, y si se juega con otra porque así se creen más españoles, faltando al respeto. Quién no respeta la diversidad nacional dentro de España dificilmente va a respetar la de fuera.
Se sintieron ofendidos, así sabrán cómo se sintieron los demás. O dentro de España no los que les pitan el himno, sino a los que impiden decidir su futuro. Una pitada que quizá en el caso del rey podría ser compartida por más de un español. Pero es un tema que no debe tocarse. Con su visceralidad habitual, el que son españoles por cojones y si no que no la jueguen. Pero tampoco articulan la ley para que suceda, ni contigo ni sin ti. Como son no nacionalistas se quejaban de la ausencia de banderas españolas en las gradas. Los que más pitan a los demás luego se ofenden. Una característica del nacionalismo español, la facilidad con la que se ven ofendidos por cualquier motivo en su sentimiento, aunque ellos tengan luego a bien hacer lo que les plazca con los demás.
Con un lamentable ejercicio de censura por parte de TVE, silenciando y manipulando las imágenes para ofrecerlas posteriormente. En las autonómicas no ocurrió así. No queriendo ver esa realidad que no les gusta y que quizá les asusta. Como si lo que no se ve no existiera. Quizá si se articularan los mecanismos políticos se habrían ahorrado la pitada.


2 comentarios:

picarralero67 dijo...

Para cuenta de que una cosa ye demandar respeto pa tu, y atra demandar respeto ta os tuyos simbolos.
Un simbolo no ye que una ideya: y hemos de rispetar a las presonas, tal cual hemos de demandar rispeto ta la nuestra presona.
Pero no cal rispetar as ideyas (u simbolos) d'atras presonas, tal cual no podemos asperar que presonas con atras ideyas rispeten as nuestras.
Si no, cómo decidir qué simbolos u ideyas merexen o nuestro rispeto y cuals no? no bi ha argumentos oxetivos, penderá de as ideyas de cadagún.
Confundir presonas y simbolos sinifica confundir a reyalidat con a suya ripresentación. Hemos d'esfender Aragón, no pas os suyos simbolos, encara que as luitas simbolicas tiengan a suya importancia, no pueden sustituyir a las luitas reyals.
Tan normal ye que ellos s'encarranyasen porque les chuflasen o suyo himno como que nusatros mos encarranyásenos porque mos clavasen o banderón.
No ye custión de demandar rispeto ta os simbolos, sino d'endrezar una luita politica.

Alejandro dijo...

Yo lo veo relacionado y una manera en que se ve plasmado. Los símbolos son eso, algo que representa. A mi no me molesta tanto ver la bandera española delante del Justicia sino la idea que hay detrás. Una persona también merece respeto según exprese sus ideas. A veces estas cosas sirven para que más gente pueda darse cuenta, o provocar un efecto de reacción que ayude a la lucha política de la que hablas. Una lucha política que a la mayoría les suena a chino, la gente en general está muy desideologizada.