miércoles, 18 de marzo de 2009

Parbella

Cómo será el escándalo político y social del año en Aragón, para que se trate en los medios estatales. Muchos pensamos que se veía venir, bien por comentarios de personas que tienen relación con La Muela o un poco de seguimiento del extraño y desaforado crecimiento urbanístico sufrido por La Muela los últimos años. La avaricia y el enriquecimiento de Pinilla y su entorno, supuestamente a cargo del dinero público, comisiones e información privilegiada. Finalizado en una catarata de detenciones. Disparatado parecía el hecho de aspirar a ser la segunda ciudad de Aragón a medio plazo. Convirtiendo la banalidad y el lujo superfluo en moneda común como imagen exterior, con un toque hortera. El pueblo de La Muela ha sido el gran perjudicado. A pesar de que "Ha hecho mucho por el pueblo", según algunos, y más por ella todavía.


Pinilla

Habrá quién diga que es un caso aislado, que no hay que aprovechar la situación para rentabilizarla políticamente. Pero es un caso superlativo de la política que define al PAR: red clientelar, enriquecimiento de unos privilegiados, falta de escrúpulos, caciquismo, desarrollismo y capitalismo. Política de tierra quemada y el que venga detrás que arree. Pinilla no ha hecho sino aprovecharse de la cercanía a Zaragoza, bajo la coartada de los molinos de vientos se esconde un urbanismo salvaje que es el verdadero motor de todo esto. Empezando por el polígono industrial construido en parte sobre una ZEPA. Cuesta creer que los gerifaltes del PAR no estuvieran al tanto de sus métodos. Cuando precisamente se llegó a poner como ejemplo de desarrollo. Para ganarse al pueblo se rodeó de estómagos agradecidos en base a comidas populares, viajes casi gratis y servicios de lujo como una piscina climatizada de un coste dificilmente asumible. O molinos totalmente pegados a las casas. La falta de miras, de formación y no ver más allá le granjeó esa simpatía. Junto al crecimiento desordenado y salvaje que algunos interpretan como progreso. Muchas viviendas y falta de servicios como educación o sanidad para tal población. Instalada en la política de o conmigo o contra mi, intentando amedrentar a la oposición. Y bajo un fuerte personalismo y prepotencia en la manera de gestionar el municipio. Todo tenía que pasar por ella. Precisamente ese personalismo y la avaricia no satisfecha parece que motivaron la denuncia de alguien cercano.




El pilar de crecimiento

Este triste acontecimiento que ha emparentado a La Muela con la trístemente célebre Marbella, no puede pasarse por alto. El PAR debe dar una explicación clara por una vez, no desmarcarse del asunto para huir de la quema. Teme que llegue la investigación más arriba. Debe suponer el final de una época. De una manera nociva de gobernar y actuar. El caso de La Muela es una demostración superlativa de las maneras del PAR. Esperemos que por una vez se vea reflejado electoralmente. Aunque sepamos que a la derecha se le perdonan más estos "deslices". Tampoco el PSOE puede callarse, se trata de un hecho muy grave que afecta a su socio de gobierno desde hace diez años.


Polígono Centrovía

Desde aquí mi apoyo a la investigación y esclarecimiento de los hechos con todas sus consecuencias. Me parece que vista la tenacidad y coherencia del juez Alfredo Lajusticia, así va a ser. Debe de suponer una regeneración de la vida democrática aragonesa y más en concreto de La Muela, evitar actuaciones así aunque sean a menor escala. Un modelo de desarrollo insostenible.

No hay comentarios: