sábado, 21 de febrero de 2009

Astral y la atomización

En los últimos tiempos el nacionalismo-independentismo aragonés, aquí no cuento con el PAR que apenas llega a regionalismo, anda revuelto. Desde la triste expulsión de Chobenalla de CHA, se ha levantado una espiral de atomización que en mi opinión no ha hecho más que debilitar al aragonesismo de izquierdas y sus diversas vertientes. Hemos visto la salida de Puyalón de CHA, a la que le quedan pocos independentistas y por ello es menos chunta, la idea de aglutinar en un partido todo el espectro aragonesista de izquierdas. Junto a la aparición de la corriente cucha y país. No sé si era una salida natural todo lo que está pasando, pero sí que se podía haber llevado de mejor manera. A su vez vemos la aparición esperanzadora del BIC, y al poco tiempo la expulsión del renacido Estado Aragonés, que a su vez pierde ahora a sus juventudes Astral. Sin olvidar la irrupción de Tierra Aragonesa.


Todo un maremágnum político, difícil de seguir por la persona ajena al mundillo, muchas siglas y organizaciones. Lo cual no es para nada malo, pues demuestra interés e inquietud por el país, pero pequeñas y debilitadas. Ojalá hubiera espacio político y social para todas. Sería la mejor noticia para una sociedad adormecida como la aragonesa. Por desgracia no es así, y respetando profundamente las razones de unos y otros, entiendo que el momento actual requiere intentar buscar por todos los medios los puntos de encuentro. Parece que se buscara lo contrario. Creo que además hay roces personales que no deberían interferir tanto.


Como aspecto positivo, el independentismo, agazapado dentro de CHA en su mayor parte durante años, se ha hecho más visible a la sociedad. Ya sabe de la existencia de organizaciones independentistas. Para mi esto nunca ha sido motivo de desencuentro, creo que siempre han debido ser complementarias. El trabajo del día a día, lo que permite la sociedad ahora y encarar audazmente el futuro. Sólo con los movimientos sociales y extraparlamentarios no se va a llegar a consolidarse en mi opinión. Requiere mucho esfuerzo y renovación en las personas con los años. Nuevamente el trabajo social debe ser complementario a la acción política, el nexo de unión con la sociedad, imprescindible. La acción política nunca puede estar al margen de la calle.


Según el barómetro del gobierno aragonés, el independentismo anda por el 3% y quién se considera más aragonés que español en torno al 15%. Hay un apreciable grupo social susceptible de ser movilizado. Algo que en las últimas elecciones no se ha visto reflejado, aunque éstas no son el único termómetro. Pero también creo que dentro del movimiento se empieza a ver que están siempre los mismos. Creo que en parte lo que expongo es compartido, lo de aunar esfuerzos. Mientras tanto el españolismo y la banalización campean cada vez más cómodos por nuestro país.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo en todo lo que comentas. Indicar simplemente que, una de las razones que adujeron tanto el BIC como Astral, el primero para expulsar a EA y los segundos para irse, fue que Estado Aragonés tenía voluntad política de hacer coalición electoral con Tierra Aragonesa, sin exclusiones.
El primer paso para esa coalición fue la, frustrada, coalición RSE de cara a las Europeas, que sinembargo ha dejado el poso necesario para seguir el camino.
Yo, a largo plazo, soy optimista, pero no hay que reblar y asumir que, probablemente, en 2011 las Cortes de Aragón tampoco tendrán un grupo parlamentario soberanista que represente a todos los partidarios de la proclamación de la República Aragonesa.

Alejandro dijo...

Gracias por el comentario. Disculpa que haya tardado tanto en aparecer, que estaba eliminando un comentario insultante y se me quedó el tuyo enmedio.

Un saludo.