sábado, 14 de junio de 2008

El no irlandés

Y es algo más que un no al Tratado de Lisboa. Una nueva bofetada, porque siguen cometiendo el mismo error. Primero construyeron la Europa unida económicamente, que es lo que siempre les ha importado primordialmente. Como bien se reflejó en el proyecto de constitución europea, que fracasó estrepitosamente por la misma razón de ahora. No se puede construir una Europa unida política y socialmente de espaldas a la gente. Con la creencia de que una elite es la que elabora y determina las leyes y los pasos a seguir, sin participación, que queda reducida a un teatro de la legitimación de lo que se cocina arriba. Aunque lo disimulen con el euroescepticismo y cosas así. Irlanda, único estado que se dignó a consultar a los ciudadanos, el resto debía estar escarmentado con el anterior caso. La falta de información sobre los tratados y leyes europeas es evidente, al menos en lo referente al estado español, dónde en la penosa campaña de la constitución europea se hizo campaña para el sí, no para informar, tratando a la gente como borregos. Al final la mayoría queremos construir un espacio europeo, pero lo queremos diverso, participativo y social, no unificador, impuesto y capitalista. ¿Serán capaces de tenerlo en cuenta?

No hay comentarios: