sábado, 10 de mayo de 2008

Somos ACB

Por fin, doce años después, Zaragoza recupera el baloncesto de elite. Doce años de travesía, unos primeros seis años de ausencia de proyecto, y otros seis de intentos frustrados hasta ayer. No es momento de recordar aquel aciago verano del 96, donde entre la incredulidad, la rabia y la tristeza se enterraba al baloncesto en Zaragoza. Ni de discernir cual fue el principal culpable. Sino de alegría, se ha vuelto y es lo importante, ahora toca mantenerse. Han sido seis años duros en la LEB, de enseñanza, desde el primer año del play out, hasta el ascenso de ayer, pasando por tres doloras semifinales ante Granada, Murcia y León. Éste año se ha dado continuidad al entrenador que acabó el año pasado, Curro Segura, a los jugadores más válidos, desde el punto de vista deportivo y de conformar un grupo unido, y se ha fichado con acierto, lo que éste año nos ha ahorrado ver el habitual desfile de jugadores. No te garantiza el éxito, pero sí te aproxima notablemente, hacer las cosas bien y con criterio. Éste año Chápuli ha acertado, lo mismo que se equivocó el año pasado. Hay que felicitarle, lo mismo que a todo el cuerpo técnico, fisios y preparadores, y sobre todo a los jugadores. Los que han demostrado ser el mejor equipo de la categoría. Ganándose el ascenso como campeones, con la estrenada norma de ascenso directo para el campeón, premio a la regularidad. Sin tener que pasar por la tensión del play off y la final four.



(Foto Heraldo)



Ahora toca planificar bien la próxima temporada, hacer que el proyecto se asiente en la máxima categoría. No podemos ir con grandes ínfulas el primer año, por mucho que tengas un bonito pasado, importa el presente. La base son los 11000 aficionados que llenan el pabellón, el sustento del equipo y los que han reclamado la vuelta de un proyecto deportivo y lo han apoyado en los malos y los buenos momentos. Y una vez asentados en la ACB, poder pensar en cosas mayores, sin repetir errores del pasado ni hipotecar el futuro. Recuerdo que en los últimos dos o tres años de ACB, iba la mitad de gente al pabellón, quizá porque no se valoraba el estar en la ACB, ni se llegó a las metas deportivas a las que se aspiraba entonces. Ésta travesía del desierto ha servido para valorar el tener un equipo en la elite. hacer unos cimientos fuertes, porque hay base para aspirar, pero paso a paso. Enhorabuena CAI.

2 comentarios:

gamboi dijo...

Pues enhorabuena desde Huelva, ya era hora de que subiérais coño xD.

No lo vayais a estropear ahora macho :P...

Alejandro dijo...

Gracias, ahora como dices hay que hacer las cosas bien para mantenerse. Espero que vosotros podáis sacar equipo en la LEB, teneís una afición detrás para ello.

Saludos