lunes, 5 de mayo de 2008

Los pantaneros se quejan

Resulta sarcástico ver como los regantes se quejan de falta de partipación. Ellos, los adalides del interés general (suyo), que desprecian las voces contrarias y las silencian, a pesar de contar con una amplia mayoría en los órganos consultivos, como el Consejo Nacional del Agua español o la Comisión del Agua aragonesa. Los que arguyen la mayoría otorgada de antemano como valor de decisión. La imposición de la mayoría y la falta de diálogo, bajo acusación de opositores al progreso.
Santaliestra


Bien, ahora los beneficiarios del embalse de San Salvador, que sustituyó a Santaliestra, no por voluntad suya sino por problemas de seguridad y judiciales, aunque alguno aún lo siga reclamando, se quejan de que la administración no ha hablado apenas con ellos. Que no están de acuerdo en la manera de financiar el embalse. Quizá acostumbrados a ese paradigma del agua cuasi gratis, contrario a la Directiva Marco del Agua y al principio de la reversión de costes. Se quejan igualmente de que les hipotecan, y que supone renunciar a hacer un pantano en el Ésera, que desgracia, les dan más agua que la que iba a haber en Santaliestra y aún se empeñan en el Ésera. Incluso que inunda una zona de regadío modernizado, claro, cuando inundan el medio de vida de otro, entonces no dicen nada. Como pasó en Yesa. O cuando pedían Santaliestra, por poner un ejemplo que les afecte directamente. Como cambia cuando no se trata con las cosas ajenas sino las propias. Cinismo.

No hay comentarios: