miércoles, 9 de abril de 2008

Investidura de Zapatero

Ya en la parte final de la legislatura, se notó un cambio a la derecha en Zapatero. El acomodamiento en el poder, habiendo usado una imagen más izquierdista para llegar al poder, aprovechándose de la deteriorada imagen del PP. Política española. Lejos han quedado las primeras medidas progresistas del inicio. Ahora consiste en fachada, como poner por ejemplo más mujeres que hombres como ministras. Cuando lo importante es que sean competentes y que se vea con normalidad, no fijarse en el sexo. Perspectivas poco halagüeñas viendo cómo acabó la anterior legislatura. La falta de representación aragonesista también incidirá en ver el congreso español como algo más lejano y ajeno. A pesar que ahí se cocerán temas de interés para Aragón. No habrá nadie para llevar nuestros temas e intentar arañar algo.




Una de las muestras del nuevo "talante", es el carpetazo definitivo del proceso de paz en Euskadi. Un proceso que el tiempo ha demostrado que no creía en él, y que le faltó decisión y valor para llevarlo a cabo. Y con el atentado de Barajas ya encontró la justificación que necesitaba. Así se sigue dando la preponderancia a los violentos, que sean ellos quienes marquen la agenda política.




Así como el acercamiento a partidos de derechas como el PNV. Llegando a límites inconcebibles y de estafa democrática como la cesión temporal de un senador ¿aragonés? del PSOE al PNV para que puedan formar grupo propio. Obviamente lo pueden hacer con provincias que no pintan nada, como Teruel, y que pasa inadvertido. Evidentemente no se atreven con un senador madrileño o barcelonés, aunque tengan más ahí para elegir. Es una metáfora de lo que le preocupa Aragón al PSOE y Teruel en particular. Esas personas votaron al PSOE, no al PNV, y usan de manera abyecta sus votos. Por supuesto que no se les ha pasado por la cabeza formar un grupo aragonés, cuando tienen diputados aragoneses, y ésto lo dice hasta el Heraldo. Una decisión ajena totalmente a Aragón, no sólo nos representan mal, sino que el PSOE aragonés no tiene ningún representante en la dirección socialista ni en el congreso ni en el senado.



Otro aspecto preocupante es cuando PSOE y PP colaboran entre ellos en temas de estado. Su visión de grandeza de España y de creerse por encima, que manejan grandes asuntos les lleva a uniformizar y obviar las particularidades, cuya atención es necesaria para que la política sea la justa y adecuada. Pero prima el interés partidista y político, que luego se presentan como grandes ejemplos de acuerdo, consenso y democracia, frente al radicalismo de otros. Negros nubarrones se avecinan en los temas de terrorismo, financiación autonómica, justicia, presidencia española de la UE y economía.

No hay comentarios: