lunes, 24 de diciembre de 2007

La Tronca. Felicitación

Una manera de celebrar la navidad propia de Aragón, que conviene al menos conocer, en tiempos de consumismo y de celebraciones extranjeras, que no rechazo frontalmente, pero me quedo con las propias. Más cuando quienes nos mandan y los medios en general, parecen empeñados en socavar nuestros aspectos identitarios.


EN CASA MÍA, OS PRESENS DE NABIDÁ LOS TRAYE A TRONCA

A tronca ye una tradizión aragonesa de Nabidá. Ye a toza más gran de ra leñera, alzato esprés ta ista fiesta. Gosaba estar buedo u con bella radera ta alzar en a suya corada u arredol os presens que se i repartiban en a Nuei Buena.


Cuan se ficaba en o fogar yeran os ninos os encargaus de fer soltar a carga a base de trucazos repetius, que chunto a las frases, bendizions rituals y as purnas que con cada trucazo saliban de o fuego yeran a calor familiar y maxica d'una fiesta anzestral como la de o solstizio d'ibierno.

Con a marcha rural ta las ziudaz, esta tradizión, como o resto de a cultura popular, cuasi que desaparixe sin dixar rastro.

Queremos embitar-te á recuperar con nusatros ista polida alternatiba aragonesa á Papá Nöel, y ficar en casa buestra atra bez a Tronca anque sólo se prete fuego que en os buestros prexinallos ...anque si entenez fogaril y chaminera, muito millor!

CÓMO ZELEBRAR GUË A TRONCA DE NABIDÁ

Troba una toza xuta (u simplamén una taja, u bella emitazión de zuro de belén). En a Nuei Buena la pones en o fuego (si no en tiens fogar, adorna-lo bien en o puesto de l'arbol de Nabidá).

Antis, amaga en os cados y raderas de a tronca nuezes, almendras, mandarinas, carambels u mensaches que indiquen an se i troban os presens que no i cullen aintro.

Con un porrón u sólo que con os didos mullatos de bin (u naranchada) fe bendezir a tronca a la familia, más que más a os ninos, con una formula que puedes improbisar u atra como ista:


Tronca de Nadal yo te bendizcoen o nombre de o Pai, de o Fillo, y de o Esprito Santo, Amén.


Se debanta o porrón y se diz, fendo cruzes:

Bebe tizón bebe porrón, tu por a boca y yo por o garganchón.

Con un tocho, se truca a tronca mientres que se rezan os deseyos de prosperidá ta la Casa como istos u los que t'imbentes:

Güen bizón, güen barón, güena casa, güena brasa, Dios mantenga a l'amo y a la dueña d'ista casa.

Os estacazos se i reziben con goi mientres que os presens amanixen d'aintro de a tronca y de arredol.





La actividad de la Tronca en Ligallo de Fablans


Introducción

La tradición aragonesa recoge ritos tan ancestrales como la Tronca de Nabidá. Una costumbre todavía viva en muchos hogares, donde la fiesta de la navidad no se concibe sin este acto. La naturaleza viva, el fuego, el humo, la ceniza, la magia, la familia, se unen de forma especial en la Nochebuena y en los días posteriores.

Origen e historia

Concretamente no se conoce cuál es el origen del rito, pero se conservan costumbres parecidas por gran parte de Europa. Hoy día, en Aragón, se celebra en las tres provincias.

Probablemente, el culto a los elementos naturales como el fuego, a la naturaleza, y el conocimiento del ciclo solar anual propiciaron una fiesta en un momento cercano al solsticio de invierno, donde un fuego hecho por la humanidad ayudaría al sol a alargar los días y a calentar más la Tierra, continuando así la vida en el planeta. A la vez, el dominio de los elementos, darían a las personas el sustento para vivir, los regalos de la naturaleza.

La cristianización de los pueblos paganos conllevó una transformación de los ritos antiguos hacia una justificación de los mismos. El nacimiento de Jesús, -una nueva era-, se sitúa en el solsticio de invierno, -una nueva estación-.

Actualmente, la tronca, está totalmente integrada en la religión cristiana, pero conservando los elementos paganos de su origen.

El rito tradicional

El ciclo navideño en Aragón es un momento festivo muy familiar que se celebra en torno al fuego participando todos los miembros de la casa, pero en especial los niños. Así, en la Nochebuena, se repite en el Alto Aragón la fiesta de "fer cagar la tronca" o de la "quema de la toza" de navidad, siguiendo diferentes rituales según las zonas.

La emigración a las ciudades, el envejecimiento de la población y el desterramiento del fuego en la casa rural ha hecho olvidar nuestra cultura y tradiciones más antiguas.


Un ritual típico podría ser el siguiente: El niño se sienta a "escarramanchas" sobre la toza y la golpea con un palo mientras dice

Tizón, caga turrrónó Güen tizón, güen barón,güena casa, güena brasa, Dios mantenga ta'l amoy ta la dueña d'ista casa

También se puede derramar vino o algún licor haciendo la señal de la cruz mientras se dice

Tronca de Nabidá, yo te bendizco: en o nombre d'o Payd'o Fillo y d'o Esprito Santo, Amén

El rito, hoy


Debido a su origen tan antiguo, la extensión territorial, y al ámbito familiar en que se celebra, muchas son las formas del mismo, por lo que no podemos hablar de algo que se repite cada año en muchos sitios diferentes. Lo que sí es cierto es el empleo de algunos elementos que, en mayor o menor medida, aparecen en algún momento del rito. Dependiendo de las zonas, se le da más importancia al fuego, a las cenizas o a la propia tronca, repartidora de presentes.

Podríamos relatar un momento más o menos normalizado, que recogería la mayor parte de la tradición, y con la que todos/as los/as aragoneses/as se pueden sentir identificados/as:


Hasta el momento de la cena de la Nochebuena, el cabeza de familia, o hasta toda la familia han llevado hasta la casa una toza, tizón, tronc o tronca, que dará calor a toda la familia. Es un tronco de leña fuerte, -olivo, almendro, carrasca...-, de gran poder calorífico, que también servirá para secar los pañales del Niño Jesús. Puede ser tan grande, que no quepa entero en el hogar. En un momento determinado, los padres ocultan entre la corteza pequeños regalos, dulces o papeles con indicaciones de dónde están los juguetes escondidos. Llega el momento de la bendición, donde el hombre/mujer de mayor edad de la familia y el niño/a más joven, rezan una oración de bendición de la casa y sus habitantes. Luego, con un palo o "tocho" golpean o "trucan" la tronca, y con la vibración, la tronca "caga" los dulces, regalos o papeles. El momento mágico se acompaña con la alegría y la perpetuación de la especie, al lograr dominar la naturaleza con su ingenio. La leña, el fuego y las cenizas son mágicos, y se guardarán para hacer frente a maldiciones, accidentes y catástrofes.

La Tronca en la Plaza del Pilar

Debido a la complejidad del rito, y al dinamismo que implica un acto público con niños/as, en la Plaza del Pilar sólo se desarrollan las últimas partes del rito: La bendición de la tronca y el reparto de regalos.

Delante de dos biombos acondicionados, junto a un escenario improvisado con un fogaril, se encuentra la tronca, adaptada para la ocasión con un caño que la atraviesa por el centro (como una enorme pajita). El niño/a, cuando llega, recibe un tocho y recita la oración mientras truca la tronca. Desde detrás del escenario, alguien de la organización, que ve la acción, lanza por el agujero mandarinas, almendras o caramelos. Cuando la tronca caga el regalo, el niño/a, aprecia la magia del acto y los mayores disfrutan de la alegría del menor.

Se puede llevar un porrón para ofrecer a los mayores, dando un ambiente de armonía y familiaridad.

Difusión

Después de varios años repitiendo el acto, las familias aragonesas ya reservan un tiempo para visitar la Tronca de la Plaza del Pilar cuando visitan los belenes y los reyes magos del centro de la ciudad.

Cada año, los medios de comunicación son más sensibles a las tradiciones aragonesas, quizá por el cansancio del bombardeo de tradiciones ajenas, o por la necesidad de ofrecer algo nuevo, -diferente a lo habitual-.

Conclusión

Los ritos ancestrales han perdido poder de convocatoria porque cada día más se ven más arrinconados por otras tradiciones foráneas.

La necesidad de perpetuar la Tronca de Nabidá crece conforme los/as aragoneses/as vuelven a interesarse por sus costumbres. Un buen rescate del rito y una oferta adecuada conseguirán una difusión a toda la sociedad para su pleno conocimiento y disfrute.





Desde este blog, feliz navidad, incluído a los que no les gusta, y desear un buen año 2008. En Aragón además nos honraremos con la Expo 2008 y Gran Scala, así que a disfrutar estos días, que ya llegarán las penas. Le cogemos prestada a El Jueves la felicitación.

2 comentarios:

octubre17 dijo...

saludos cordiales de otro aragonés en el exilio

Choben dijo...

Gracias, lo mismo para ti. En el antiguo foro de Chobenalla te envié un privado con el nick de Aragem.