sábado, 9 de junio de 2007

Otra vuelta de tuerca

No deja de ser sintomática la detención y encarcelamiento de Arnaldo Otegi. Justo cuando oficialmente se da por roto el proceso de paz moribundo. Todas las acusaciones de la justicia española estaban en el limbo, y ahora las sacan sin el menor disimulo para enviarlo a la cárcel al que fue definido como hombre de paz. Una revancha y una satisfacción moral. Otra explicación no parece haber. No creo que de un día a otro haya pasado de bueno a malo. Sólo han cambiado las circunstacias políticas. Como ya no es necesario en el diálogo, al trullo, y así damos carnaza a los sectores más españolistas, incluído los socialistas. Los que tienen la sartén por el mango lo siguen demostrando. En anteriores ocasiones los fachas parecían masocas, iban de propio a ver la chulería de Otegi con el puño levantado, sin poder acercársele, detrás de la valla. Lo ocurrido ahora es una clara demostración de la voluntad política del Gobierno.

No hay comentarios: