domingo, 21 de enero de 2007

Archivo de la Corona de Aragón.

Tras más de 25 años de espera, por fin se ha constituído el Patronato del Archivo de la Corona de Aragón. Esperando que sea en plano de igualdad, pues las cuatro comunidades afectadas, forman parte de un pasado común, y por encima de cualquier divergencia son países hermanos. Aspira además a ser Patrimonio Europeo, por su valor histórico importantísimo y por la influencia de la Corona de Aragón en la historia y cultura europeas. No se entiende que no se haya constituído antes. A uno le hacen pensar mal. Si hay cenutrios que de algo cultural ven algo separatista. Esto es historia, lo que tenga que ser será por mirar al futuro desde el presente y la voluntad de querer ser. Es triste que haya gente que no vea más allá de lo suyo. Como ya hemos visto en la eurorregión Pirineos-Mediterráneo con los políticos valencianos y su falta de miras. Es sintomático, que de una manra acertada, los políticos aragoneses se hayan cuidado mucho de la injerencia excesiva del Estatut en este tema, hubiera sido muy positivo que hubieran tenido esa determinación en el resto de nuestro estauto, habría salido muy mejorado. Con unos hay recelo y con otros sumisión. Esa es la diferencia.






Sobre la importancia del mismo, me remito a la web del ministerio de cultura.

Ninguna monarquía europea ha conservado todos sus documentos, de forma sistemática, carta a carta, registro a registro, como lo hizo la Corona de Aragón desde que Jaime II decidiera guardar cada paso de su reinado, desde los tratados de paz a las actas judiciales, pasando por los expedientes médicos de los monarcas. Para ello, creó el Archivo Real de Barcelona, rebautizado en el siglo XVIII Archivo de la Corona de Aragón (ACA).


La importancia de estos documentos reside en sus posibilidades de investigación, muchas aún por descubrir, a pesar de llevar vivo 700 años, ininterrumpidamente, con sesenta generaciones de archiveros que han velado por su conservación, unidad y estudio.


El contenido de sus casi seis kilómetros de documentos, además de 80.000 pergaminos, permite trazar historias de la medicina medieval, analizar la historia del derecho, las costumbres y las mentalidades, o la evolución de las lenguas, ya que en sus estanterías, la tinta, que sobrevive incluso desde el siglo XI, habla en latín, castellano, catalán, aragonés antiguo, mallorquín, valenciano, árabe, italiano, francés...
El babel del Mediterráneo medieval que guarda el ACA refleja su trascendencia geográfica e histórica. Si el Imperio Romano hubiera guardado registro escrito de su paso por la Historia, dicho legado competiría en relevancia con el ACA para contar y descubrir los secretos aún por explorar de la Europa del medievo.

Los fondos del ACA documentan, no sólo la cronología de los territorios que este sábado representan los cuatro presidentes autonómicos de Cataluña, Valencia, Aragón y Baleares, sino también las relaciones internacionales mantenidas por los reyes aragoneses prácticamente con todos los estados y países del mundo conocido en Europa en la Edad Media.


En el ACA puede encontrarse documentación sobre los siguientes territorios:

ESPAÑA: reinos de Castilla, Navarra y Granada


ITALIA: tanto los reinos integrados en la Corona de Aragón (Cerdeña, Sicilia y Nápoles), como las antiguas comunas estrechamente relacionadas con los reyes aragoneses (Génova, Pisa, Siena, Florencia, Milán, Venecia)

Monarquías, principados y territorios europeos: Portugal, Francia, Inglaterra, Alemania, países del Centro de Europa (República Checa, Eslovaquia, Hungría), y de los Balcanes (Croacia, Serbia, Albania), Grecia y Turquía, y el Vaticano.


Reinos y emiratos musulmanes del Norte de África y Oriente Próximo: Marruecos, Argelia, Túnez, Libia, Egipto y Siria.



El ACA constituye así una recopilación sin parangón para explicar la formación de la Europa política y cultural que gestó el estado-nación. Joya de los seis archivos generales dependientes directamente del Ministerio de Cultura, el ACA es al Mediterráneo lo que el Archivo de Indias de Sevilla a América o el de Simancas a Europa central y Castilla.



La constitución este 20 de enero de su patronato y la inauguración de su antigua sede rehabilitada en el Palacio de los Virreyes o del Lloctinent, culminan, en primer lugar, la aspiración de gestión compartida recogida en los estatutos de las cuatro autonomías imbricadas en la historia del Corona de Aragón, y, por otro lado, pone al servicio público nuevas herramientas e infraestructuras, en las que se han invertido más de 7,5 millones de euros, para atender las necesidades de una entidad archivística del siglo XXI, a fecha de hoy casi totalmente digitalizada.



Como bien dijo Chorche, en Aragón colonial, es curioso que el ministerio de Cultura hable de aragonés antiguo. Toma y catalán y castellano, salvo que ya se hablase como ahora en los siglos XIII o XVI por poner dos ejemplos. Lo dan como lengua muerta. Una muestra más del desconocimiento que hay en España sobre Aragón.

Nosotros también te queremos, ministra.

Además añado que en la web del Archivo, dependiente del ministerio de Cultura, se puede leer un saludo, o más bien al pinchar, te ponen en esa lengua el índice de la izquierda en lo que elijas. Las opciones son castellano, catalán, euskera, gallego, valenciano e inglés. No sólo hay dos lenguas repetidas, catalán y valenciano, que son lo mismo. Sino que ignoran el aragonés, que con más razón debe estar, al ser la lengua propia de uno de los países de la Corona de Aragón, y en esa lengua se pueden consultar muchos documentos del archivo. Debe ser cosas de ser una lengua antigua. Este pequeño detalle no debe importarle mucho a nuestros políticos, visto la atención que le prestan al tema lingüístico. Una muestra más del colonialismo y desconocimiento. Gracias ministra.


http://www.mcu.es/archivos/MC/ACA/index.html

No hay comentarios: