lunes, 27 de noviembre de 2006

Moratoria

COAGRET pide la moratoria para las obras hidráulicas, para hacer una verdadera planificación seria y rigurosa, dentro de los parámetros de la Nueva Cultura del Agua, de la que parece irse alejando el gobierno socialista. Antes de que haya más daños irreversibles.

Las organizaciones y asociaciones reunidas en esta Asamblea expresamos nuestra gran preocupación por el estado actual de nuestros ríos y el futuro de la cuenca del Ebro.

En el antiguo Plan de Cuenca se proponían 435.872 nuevas hectáreas de regadío a las que hay que añadir las hectáreas que las distintas comunidades autónomas han ido sumando y las nuevas ampliaciones propuestas sin control ni moderación.

Esto supone la extracción de unos volúmenes de agua que los ríos de la cuenca no pueden soportar. Se sigue construyendo, aprobando y proyectando nuevos embalses en la cuenca apostando por unos supuestos beneficios con muy serios problemas de rentabilidad económica.

Sigue vigente la política de trasvases, entre cuencas o entre subcuencas a pesar de los conocidos perjuicios ambientales, sociales y ecológicos, como por ejemplo la difusión de especies invasoras como el mejillón cebra -del que con antelación avisamos en su día sin que se oyera nuestra alerta- y el aumento de los desequilibrios territoriales.

Algunas comunidades autónomas se empecinan en reservar agua de los ríos, blindando tramos y caudales como si estos fueran mercancía fragmentable en vez de ecosistemas naturales e indivisibles.

Sin embargo, la Directiva Marco del Agua y su trasposicion a la legislación española plantean una gestión muy diferente del agua de cada cuenca hidrográfica, asentando como prioridad absoluta la consecución del buen estado ecológico de las masas de agua y los ecosistemas asociados.

La Directiva Marco del Agua implica la elaboración de un nuevo Plan de Demarcación de la cuenca del Ebro. Por ello, las organizaciones y asociaciones reunidas en esta Asamblea planteamos formalmente a los poderes públicos y, concretamente a la Confederación Hidrográfica del Ebro, una moratoria en la construcción de pantanos y en la puesta en marcha de nuevos regadíos, mientras se elabora ese Plan de Demarcación.

Queremos que se definan y se aseguren los regímenes de los caudales ambientales de todos los ríos de la cuenca, incluido el delta y exigimos que se aplique la Directiva Marco del Agua en su letra y espíritu.

Pedimos participar activamente en el proceso de elaboración del nuevo Plan de Demarcación, puesto ya en marcha por la Confederación Hidrográfica del Ebro, incluyendo nuestra presencia en la decisión de los objetivos ambientales, productivos y de extracción. ¡Embalses y nuevos regadíos, moratoria ya!¡Caudal ambiental para toda la cuenca, desde sus nacimientos hasta el delta!¡AGUA PARA LOS RÍOS!

Zaragoza, 19 de Noviembre de 2006

Asociaciones que apoyan la asamblea de la cuenca:Plataforma en Defensa de L’Ebre, Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases (COAGRET), Ecologistas en Acción, WWF/Adena, AEMS Ríos con vida, Asociación Naturalista de Aragón (ANSAR), Asociación Río Aragón, Asociación Jalón Vivo, Asociación de Afectados por el Embalse del Val, Coordinadora Biscarrués - Mayos de Riglos, Ebro Vivo, Plataforma en defensa del Río Queiles, promotores de la Fundación Nueva Cultura del Agua de Navarra, Red aragonesa de la Tierra, Asociación Huerva Vivo, ARCA (Santander), Asociación río Susía, Equipo Triacanthos, Asociación Cultural en Defensa del Ésera (ACUDE), Amigos de Lechago, Pentadius-Ecologistes en Acció, SEO/Bird Life.

No hay comentarios: