viernes, 7 de abril de 2006

La pantomima de la Comisión del Agua

Ese órgano que se creó, seguramente como lavado de imagen ante la opinión pública aragonesa, mirad nos sentamos todos, los que se oponen a los pantanos ya no podrán decir que no se les escucha. Solo se les olvidó decir que las decisiones estaban tomadas ya de antemano, y que era una representación teatral de un acuerdo entre llano y montaña, ficticio. Un ejercicio basado en la hipocresía, y en presentar ante la sociedad un falso consenso. Porque además los acontecimientos han demostrado que el acuerdo por Santaliestra vino más propiciado por la negativa judicial al embalse, que por la voluntad de acuerdo y mirar con detenimisnto al alternativa de San Salvador. Y más aún cuando desde la DGA se quería evitar a toda costa que los responsables de presuntas irregularidades en la tramitación de Santaliestra pasaran por el banquillo, como el inefable Benigno Blanco.

Y anteayer vemos esta noticia en El Periódico de Aragón. Ver. La llamada "hoja de ruta" aunque les veo perdidos, no, saben lo que hacen, perdidos de hacia donde va el futuro de la política hidráulica, pero estos no la pillan ni con GPS. No solo no se avanza en los postualdos del Pacto del Agua de 1992, sacralizado por el atavismo hidráulico aragonés, con los arietes Biel y Boné, sino que se reafirma esa política. Por ellos no pasan los años, y si fuera por ellos, las sentencias judiciales tampoco. Porque es descarado e indignante su parcialidad hacia la postura de los regantes. Y no deben olvidar que se deben a todos los aragoneses, y que no pueden negar las consecuencias negativas para la montaña, a sumar a las del pasado, de las obras que propugnan, y que cínicamente niegan los regantes.

Insisten con Biscarrués y Valcuerna, y retoman algo parado como Mularroya. Todo ello sin ningún consenso social, gracias a ASAJA. Y en un alarde de generosidad, construir un nuevo Erés, ¿y que haces con la economía asociada al Gállego? Aparte de la insensibilidad de construir un embalse a los pies de los Mallos de Riglos. Que pregunte en Riaño si preferían su pueblo o el nuevo Riaño. ¿Dónde deja los sentimientos e intangibles?

Riaño viejo y nuevo, ¿con cual se quedan? yo lo tengo claro.

Este párrafo es escandaloso e indignante. Los regantes sacaron adelante resoluciones para que liberar caudales destinados al campo para contribuir a "la mejora del medio acuático" pueda conllevar indemnizaciones, Después de haber maltratado nuestros ríos y valles en colaboración con las hidroeléctricas, aún hay que pagarles para mantener un estado mínimamente presentable de nuestros ríos, demencial. eliminar referencias aprioristas a la mala gestión del agua de riego, A eso se le llama pedir impunidad, su mala gestión en general está más que demostrada, pero claro si se hace eco quien tiene que hacerse, se acabó el construir nuevos embalses, aunque quien gobierne no mire solo por los regantes y los tenga a menudo como falso parapeto social. impedir que suba la aportación del agricultor a la financiación de obras Eso lo manda la DMA, sí DMA a ver si se la leen un poco, lo que pasa que ven que se les acaba el chollo de que todos paguemos sus obras. y eximirles de contribuir en las restituciones territoriales por obras que llevan años en funcionamiento. Quizá lo más rastrero de todo, porque entramos en una cosa que se llama agradecimiento, agradecimiento a quien fue obligado a dejar su casa, su medio de vida y sus recuerdos bajo unas aguas oscuras. Y no solo no se les da las gracias tras haber prosperado, sino que se pide más, con avaricia y sin memoria histórica, y se niega dar un poco de tu riqueza a quien tuvo que hacer un enorme sacrificio. Y por no comentar su impugnación hace dos años a los regadíos de Artieda y Jaca, por parte de las Bardenas. O recordamos de parte de quien se ponen en el juicio de Yesa. Es vomitivo que desde un gobierno autonómico que debe mirar por todos, se consientan estos caprichos y se siga concediendo patente de corso. Por dignidad, basta ya de abusos. Ningún territorio puede ser colonia de otro.

No hay comentarios: