jueves, 9 de febrero de 2012

La sanción a Contador

Según las normas de la UCI, más duras que en otros deportes, Contador dio positivo en el control antidopaje. No voy a afirmar como se hace alegremente que el ciclismo sea el deporte más sucio, sí que me parece que es el deporte con mayores controles y por ende es lógico que haya más casos. También pienso que gracias a estos casos hay menos atención sobre otros. Mi conclusión final es que el deporte super profesionalizado lleva a esto y que los intereses económicos y de patrocionio, con mucho dinero en juego, lleva a querer ganar como sea. El deporte en su versión capitalista hace mucho tiempo que perdió el romanticismo incluso en el más épico de los deportes.

No me gustó nada las argucias de Contador poniendo en entredicho la honorabilidad de un carnicero de Irún, y como consecuencia puso en entredicho los controles alimentarios en Euskadi. Vaya casualidad que no haya habido un caso de clembuterol en más de dos décadas y le toque a él y en una carnicería de calidad le toque un solomillo en mal estado. ¿Cuánta carne es necesaria comer para dar esos niveles? No cuela.

Por otro lado hemos asistido a un lamentable espectáculo de españolismo y chauvinismo, por parte de los cínicos que dicen que no hay que mezclar política y deporte, se juzga y valora en base a la nacionalidad. Mientras se aseguraba que Riis ganó dopado el Tour del 96, antes de que lo reconociera el interesado, se niega que Contador lo sea. Tampoco pienso que doparse haga de un ciclista mediocre un campeón. Un ejemplo de nacionalismo deportivo es este vomitivo artículo.

En ese mismo sentido Óscar Pereiro tiró de mesura para llamar "hijos de la gran puta" al TAS. Un ciclista que increíblemente tiene un Tour en su palmarés por una serie de concatenaciones  astrales y la sanción precisamente por dopaje a Landis, que según él le privó de tener un bonito día. Eso sí, como conoce a Contador sabe que es inocente. Qué cosas.

No hay comentarios: