lunes, 4 de julio de 2011

Rubalcaba y la paz

Desde la perspectiva españolista, al final lo que más les importa son los votos. Quedar ellos como los buenos y los ganadores. Desde su creencia de superioridad moral. Sin embargo la baja catadura moral se demuestra con declaraciones como las de Rubalcaba.

Así sobre Bildu opina.

Yo no era partidario de que los legalizaran tan rápidamente. Yo siempre supe que el final del terrorismo traería la recomposición nacionalista y el resurgimiento del independentismo.


Seguramente vendría mejor hacerlo después de las elecciones y así seguir con la anormalidad de la representación política en la comunidad autónoma vasca. La segunda frase es la causa de que esté calvo. Disociar terrorismo de independentismo y que mucha gente estaba esperando la renuncia a la violencia para darles su apoyo. Eso les preocupa porque no lo pueden tapar. La voluntad independentista de una parte significativa de la sociedad vasca.

Se supera en la siguiente.

Después de estar ganando la guerra, lo que no podemos consentir es que nos ganen la paz.


Faltaría más, tiene que quedar claro quienes son los buenos y los malos. Después de tantos años de esfuerzo resulta que ahora con una propuesta política por vías pacíficas les van a quitar los méritos. No, la paz se construirá entre todos. No será una victoria de un bando. Después de hablar de guerra aún seguirá negando la existencia del conflicto vasco.

Otro que no anda contento con el éxito electoral de Bildu es Patxi López.

La ciudadanía ha premiado a Bildu cuando ha sido este gobierno el que más ha trabajado la paz. Hemos hecho unas políticas que han permitido llegar a este momento de firmeza democrática, de tolerancia cero y de dar normalidad al país. Pero bueno, no nos importa. He dicho muchas veces que, si es por la paz y la libertad, no me importaría perder unas elecciones.


Ya le echa desfachatez. La ciudadanía no es tonta y sabe más de lo que se cree y ve quienes realmente trabajan por la paz. No desde luego un gobierno elegido con una extraña alianza y con fraude electoral. No tiene representatividad como para que venga a quejarse de unos resultados electorales. Ni por supuesto ese gobierno es signo de normalidad democrática sino de lo contrario. Poco se nota que esté dispuesto a perder unas elecciones por la paz.

No hay comentarios: