sábado, 29 de mayo de 2010

Real Zaragoza 2009-10

Finalizada una convulsa temporada, es tiempo de hacer análisis desde la directiva para no repetir los mismos errores, que han estado a punto de costar el descenso y quién sabe si la desaparición del club.


Los numerosos cambios en la plantilla durante el verano, no evitaron el desequilibrio en la misma. Acrecentada por una plaga de lesiones, en especial en la zona de ataque, que provocó que en algunos partidos Lafita tuviera que actuar como jugador más adelantado. Respecto a éste, su rocambolesca y lamentable forma en que pasó el verano, por culpa de la ambigüedad en la redacción del contrato y la falta de disposición al entendimiento de Deportivo y Zaragoza, con el culmen de tener que entrenarse en el parque. Para mi se ha redimido este año, después de que no me gustara, principalmente por ser de aquí y canterano, de no querer jugar en segunda.


El juego planteado por Marcelino nunca me ha entusiasmado. No soy ni mucho menos uno de esos ridículos yihadistas del no menos ridículo denominado tiki-taka. Todas las formas de juego me parecen aceptables y sobre todo deben de adecuarse a los jugadores de los que dispones. El antifútbol para mi únicamente es la trampa. Como dije en su día, el juego de Marcelino se vuelve insoportable si no lo acompañan los resultados. Más en un estadio donde se ha valorado siempre el juego de ataque.


El pésimo juego y resultados propiciaron su destitución. No era el único ni el principal culpable, como se demostró con el apoyo de la afición y el abucheo a la directiva el día del Athletic. Habrá que agradecerle el ascenso y contar con la cantera, en parte quizá por necesidad pero sacó jugadores. En su debe el juego planteado y la manera de hacerse el hara-kiri la previa del partido con el Athletic. Aún teniendo gran parte de razón no son formas ni el sitio. Sorprende la gran debilidad defensiva del equipo, en teoría su punto fuerte. Aunque contara con unos mimbres deficientes. También parte de su estancia se tapó la falta de gol con las jugadas a balón parado.



La llegada de Gay marcó el punto más bajo del equipo con el sonrojante rosco del Bernabéu en su debut. Se presagiaba el descenso ya en diciembre como casi seguro. Entonces vino la decisión más acertada y desesperada de Agapito. Fulminar a la marioneta de Bandrés como presidente y dar la cara y asumir la revolución en la plantilla en el mercado de invierno. A base de cesiones y jugadores libres. No tembló el pulso para dar de baja a jugadores de peso como López Vallejo, Ewerthon (qué salida tan desagradable la suya tras el rendimiento que dio) o Ayala. Se acertó plenamente en la nueva base defensiva del equipo. Roberto ha dado una gran seguridad desde que se hizo con la titularidad por un Carrizo que será recordado por sus cantadas. El experimentado y contundente dúo defensivo Jarosik-Contini. Convertido pronto éste último en ídolo de la afición. La colocación de Edmilson y el trabajo de Eliseu en el mediocampo. Más el gol y calidad de Suazo y el gol y velocidad de Colunga. El mantenimiento de la mayor parte posible de esta nueva base debe ser el objetivo para el próximo año, o buscar jugadores de un perfil parecido y jóvenes con ganas de triunfar.


Vital fue la milagrosa remontada en Tenerife y la victoria ante el Sevilla la siguiente jornada para salir del descenso al que ya no se volvió. Se salió antes de lo esperado y se llegó a estar con seis puntos de ventaja. La mediocridad de la categoría lo hizo también posible. A pesar del sprint final la salvación ha estado barata, habrían valido 37 puntos, cuando en el último descenso no valieron 42 puntos. A falta de dos jornadas y a pesar de la derrota en Chapín se certificaba la salvación matemática. Respondiendo muy bien Colunga como titular a la preocupación que generó la baja de Suazo las últimas jornadas.



Las dudas con Gay no se han acabado de resolver. Pronto vio que la apuesta ofensiva no era la más adecuada para salir de abajo, sino el hacer los partidos duros. En su mérito está la gran mejoría defensiva, base de la salvación. Para aprovechar la adquirida capacidad goleadora arriba. Con un juego sobre todo en casa demasiado precavido, pero es lo que había que hacer, salvar la categoría y ya se verá la próxima campaña qué mimbres hay y si el juego es más atrevido o no. Así como si apuesta más por la cantera, como política de club que debería ser y ver si hay capacidad para que estén en primera o no los chavales. Es entendible que en los momentos difíciles se ponga a los veteranos. También hay que destacar el trabajo de Nayim.

3 comentarios:

picarralero67 dijo...

El único fichaje que le falta al Zaragoza es un medio centro de garantías. Mientras eso no sea así, habrá que seguir jugando con cinco centrocampistas: dos pivotes defensivos por delante de la defensa y dos falsos extremos y un medio punta por detrás del solitario delantero.
¿hasta donde tenía que bajar Suazo a recuperar balones?
De todas formas, a ver si este año comenzamos bien la pretemporada, Lafita y Uche están en buena forma y Edmilson se adapta mejor al juego del equipo. Los puestos que queden libres, que prueben gente del B, que cedan jugadores al Teruel y La Muela (al fin equipos aragoness en Segunda B) y que vendan sólo a buen precio, sólo si es imprescindible.
Si Gay es el que manda en el vestuario y Agapito o Herrera no se meten por enmedio, no deberíamos tener problemas esta temporada.

Alejandro dijo...

Precisamente un buen centrocampista organizador es el puesto más difícil de encontrar. O son mediapuntas o pivotes defensivos.

La Araña Peluda dijo...

Bueno, yo no sigo la liga, pero a principio de temporada tengo la percepción de que el Zaragoza perdía todos los partidos. ¿Al final se ha salvado?, jeje. Bueno me alegro.