lunes, 22 de junio de 2009

Un hurra por la consejera

La actuación de la Junta de Castilla y León en el tema de los topillos, sigue causando consecuencias negativas. Ya se dijo en su día sobre el pésimo procedimiento del fuego y el veneno, dos elementos de la Castilla profunda que obtuvo el lamentable apoyo de las consejerías implicadas. Tampoco se puede esperar nada mejor de quién autoriza batidas de lobos al sur del Duero, aduciendo exceso de ejemplares.



Evidentemente no puedes poner unos carteles junto al grano rotulados con "Comida sólo para topillos", otros animales van a aprovecharlo con el consiguiente perjuicio para la cadena trófica, incluso cazando a un topillo envenenado otro animal. El estudio encargado por los cazadores de la comarca de Toro a la Universidad de Murcia así lo demuestra. Atribuye la mortandad de liebres al veneno para los topillos, clorofacinona. Aunque a los cazadores lo que más parecía preocuparles era que éste año no podrían cazar liebres. Una demostración de lo equivocado del remedio a la plaga de topillos.

No hay comentarios: