martes, 23 de junio de 2009

Ascenso del Real Zaragoza

Tras un difícil año en segunda y una gran segunda vuelta, el Real Zaragoza ha vuelto a su sitio, a primera división. De la que esperemos no vuelva a dejar de estar. Una suerte es que en los dos últimos descensos, se ha conseguido en ambas ocasiones ascender al primer intento, no le ha pasado como a otros equipos históricos que han necesitado más años o aún siguen sin lograrlo. Ascender era una obligación deportiva y sobre todo económica. No haberlo hecho habría significado un durísimo varapalo, una plantilla más débil y menos opciones de conseguirlo, incluso habría puesto en claro riesgo la supervivencia del club. Haberlo evitado no quita para recordarlo y evitar las políticas deportivas y económicas que habían llevado a esa situación. Quiero resaltar estos aspectos por encima de la euforia del momento. Y de la moda de las celebraciones multitudinarias. Me parece que banalizan algo el fútbol. El ascenso es muy meritorio, pero el Real Zaragoza sólo ha vuelto dónde debe estar.




Me alegra mucho ver como las críticas que realicé al acabar la primera vuelta, se han sabido subsanar las deficiencias. De la mediocridad de la primera vuelta, se ha pasado a un gran sprint de los tres equipos que ascienden, Xerez, Tenerife y Zaragoza, incluso del Hércules, que otro año habría ascendido seguro con esa puntuación. Precisamente el partido en Chapín creo que fue el punto de inflexión de la temporada. Se dio un golpe de autoridad y la plantilla se acabó de creer sus posibilidades. En un momento crítico se supo responder. Sólo una derrota en la segunda vuelta, frente a las seis de la primera, en un mal día ajeno a la trayectoria, hablan de la gran mejora deportiva. El equipo ya sabe a qué juega, tiene personalidad, sale a ganar los partidos, no a ver qué pasa y qué hace el rival. Defensivamente se está mejor y en ataque se mantiene la definición.




Quiero destacar el papel de dos canteranos, que demuestran compromiso con el club y la categoría de jugador que puede dar la cantera. Goni, al que sólo una lesión en una pachanga con la selección española sub 21 le privó de asentarse como jefe de la defensa. Y Ander Herrera, al que quisieron vender y fue él quién quiso quedarse y triunfar aquí. ha dado frescura, calidad y visión de juego. Marcado a ser el jugador referencia los próximos años. Lo que comentaba de la identidad que da la cantera. A pesar de que el valor ha estado en la cohesión del grupo. Curiosamente o no, reforzada tras la salida forzada por Oliveira. Un jugador que siempre miró más por sus números y sus intereses que los del equipo.





Marcelino ha demostrado la buena fama con la que vino, despejando las grandes dudas de la primera vuelta. Hay que agradecerle el ascenso y haberle dado personalidad al equipo. También ha dejado de lado su rigidez táctica del 4-4-2, y en ocasiones con magnífico resultado ha jugado con el 4-5-1. En parte motivado por las numerosas bajas en ataque por las lesiones y la espantada de Oliveira. Cambiar la posición de Arizmendi de la banda a la delantera ha sido otro de los aciertos. Contar con un jugador como Ander también le ha ayudado a valorar la figura del mediapunta.


Para la próxima temporada queda aprender de los errores y no repetirlos. Confío en el criterio de Marcelino y que se conjugue con los intereses de la entidad. Retomar la senda histórica en la política deportiva, aparte de la cantera, fichar jugadores de calidad a precio asequible, principalmente jugadores jóvenes con potencial y ganas de mejorar, que puedan revalorizarse económicamente. La fidelidad y apoyo que ha demostrado la afición merecen un proyecto serio.

No hay comentarios: