viernes, 9 de enero de 2009

¿Qué esperaban?

Encima parece que van de nuevas. Cuando la indiferencia y desprecio es el habitual recibimiento a los representantes aragoneses en el gobierno español de turno. Por más palabrería que empleen, que va bien encaminado, que si el estatuto dice ésto, que la reunión ha sido positiva, buena predisposición. Morralla.
La segunda reunión de la comisión bilateral no sirvió para nada. Un fracaso y un nuevo ridículo. Pero que sigan con esa actitud sumisa y con una lealtad no correspondida. Aunque algunas como la gestión hidráulica, no sé en que manos está peor. La transferencia de competencias se quedó también para mejor ocasión. Menos de una hora para tratar todos los temas, y como empezaron a la una, a la señora ministra se le debía de hacer tarde para ir a comer. Menos mal que esta comisión era uno de los grandes logros del estatuto. Lamentablemente todo esto sirve para demostrar una vez más la vacuidad de su contenido.

No hay comentarios: