lunes, 21 de abril de 2008

La salida de Chobenalla

Chobenalla Aragonesista ha confirmado mediante su asambleya, algo que se barruntaba, la ruptura con Chunta. Algo que tampoco supone ningún punto de inflexión en el nacionalismo, por esperado y por que de facto ya estaba desde hace cuatro años, desde la famosa asambleya de Chaca y sucesos posteriores desagradables. Se ha seguido un huida hacia adelante en las medidas tomadas en un primer momento, que ha resultado ser equivocadas, empezando por la creación artificial de Chobentú. No sé si se puede calificar de otro toque de atención, junto a la salida voluntario de veinte militantes, señales ha habido, y ahora quizá es pronto para juzgar a la nueva dirección de CHA. En general, la postura de Chobenalla, se puede ver en su opinión sobre la última asambleya de CHA. No ha sido suficiente que se le readmitiera en la última asambleya, ni la disolución de Chobentú.



Mi opinión personal, es que aparte de diferencias políticas, hay enfrentamientos personales que hacen imposible una reconciliación real, aparte de las diferencias políticas. Es una pena que en CHA haya gente aragonesista que parezca no tener sitio ni sentirse a gusto. Es una decisión la de Chobenalla respetable y sincera, coherente con lo que ha hecho éstos años, aunque seguir en CHA tampoco habría sido malo ni mucho menos. Quizá no sea tan importante estar todos en el mismo sitio, sino saber tender puentes de colaboración. Porque en CHA sigue habiendo soberanistas. Ya que somos pocos, convendría no estar a la greña entre nosotros, aunque haya que saber adaptarse a un momento difícil para el nacionalismo aragonés. Capear el temporal, aprender de los errores y mirar al futuro. Sobre todo CHA tiene que mirar a las bases, no decepcionarlas ni provocar que gente válida se sienta desencantada y deje la política activa. Otro reto es integrar en la dirección a ese 45% que votó a la otra candidatura en la dirección. CHA y Chobenalla, y el BIC, Estado Aragonés y Tierra Aragonesa, deben ser complementarias, y saber colaborar, cada una a su nivel. Pero que sea algo voluntario y natural, sin imposiciones ni rencillas. Quizá tengan que pasar unos años, y que algunas personas no estén activas, para que pueda haber un contexto más ilusionante.
Lo que no me mata, me hace más fuerte. Nietzsche.

No hay comentarios: