lunes, 10 de marzo de 2008

Aragón, con menos fuerza

Dándole la vuelta al lema de CHA. Así queda Aragón, dónde han triunfado las opciones españolistas, encarnadas sobre todo el PSOE y PP, que para el caso van a ofrecer algo similar, sumisión a la metrópoli y abandono de la defensa de sus votantes. Los que ponen en sus carteles la cara del candidato por Madrid y no por la provincia, indicativo de por dónde van a ir. Poco a poco se va haciendo más asfixiante el bipartidismo. Lo que algunos consideran un logro dentro de su concepción democrática, al estilo de las elecciones en Estados Unidos, de corte presidencialista. Hemos visto durante la campaña como los debates, informaciones, se han centrado casi exclusivamente en Rajoy y Zapatero. Aragón queda casi totalmente diluido entre el españolismo. Por primera vez, aunque con el PAR fuera en coalición una vez y admitiéndolo como aragonesista, Aragón se queda sin representante aragonesista en el congreso español. Es hora de una profunda reflexión. Los únicos factores no son los externos, ni la mentalidad adocenada, banal e inconsciente de parte de la población, que luego critica cosas y acaban votando a los que las provocan. Nada han influido la amenaza trasvasista, la financiación, la deuda tributaria, el estatuto. Es más, los defensores del estatuto, salen recompensados, luego será el momento de quejarse, ya estamos viendo de hecho sus primeros efectos nocivos.
El PSOE, a nivel estatal, vuelve a ganar, aumentando el número de diputados, pero no la distancia con el PP. Ahora además puede pactar con la derecha, con la que pacta siempre que puede, véase el caso aragonés, aunque que con la izquierda. El barniz progresista de los primeros tiempos de la legislatura pasada se agrieta definitivamente. Queda en una fachada, no en un fondo. El PSOE confirma que es un partido moderado, dejando de lado los valores de la izquierda. Con muchos votos prestados, triste victoria, bien de IU gracias al sistema electoral pactado y el antidemocrático voto útil, y para que no gane el PP entre otras opciones, principalmente nacionalistas, que salvo Na-Bai y BNG, lo acusan entre otros factores y bajan. Gana más por miedo al otro que por méritos propios. Marcelino sabe bien como navegar entre dos aguas, sacar rentabilidad y votos y ser dócil con el aparato central. Gana casi 30000 votos en Aragón, principalmente de CHA.
El PP vuelve a perder, pero de manera honrosa, aumentando su representación. Gracias a esa ley electoral de corte españolista que beneficia a los dos grandes partidos nacionalistas españoles, a pesar de la mentira extendida que beneficia a los nacionalistas periféricos. Éstos dos partidos con el 85% de votos tienen un 92% de los escaños. El culmen de la democracia para algunos será echar a los no españolistas del congreso, que para eso es el congreso español. A pesar de la promesa trasvasista de Rajoy, obtiene casi los mismos votos que hace cuatro años y mayor porcentaje. Sabe dónde va a sacar sus votos y lo refuerza, sabe que de otros sitios no va a sacar más. Con su aproximación a la extrema derecha tampoco opta al electorado de centro que hace ganar las elecciones y que sí sabe manejar Zapatero, que a su vez sangra a IU con el voto útil, aunque ésta coalición con el mismo sistema hace poco sacaba 20 diputados y no 2. Así que deben reflexionar seriamente aunque el sistema electoral les perjudique claramente, ideado en parte para frenar al entonces Partido Comunista. Con todo ésto, el PP maneja un electorado fiel, el que más, pero que difícilmente puede aumentar por lo dicho anteriormente.
En el caso aragonés, CHA confirma sus errores sin corregir y su hundimiento, debe retomar las raíces originales del partido, ser algo diferente y no ser como los demás partidos, ni mucho menos un sucedáneo del PSOE. Porque la gente votará al original, y más con el voto útil. Pero pasar de 94000 a 38000 votos es algo muy serio, confirmándose la fuerte bajada de las autonómicas. Nuevas caras y nuevos aires, catarsis y a seguir para adelante. Que aparezcan nuevas opciones independentistas enriquece el panorama aragonés, y debe ser un toque de atención, CHA debe reafirmar su socialismo y carácter nacionalista, y no desdeñar sino mirar colaboración con éstas formaciones. En la circunscripción con posibilidades de sacar representante, Zaragoza, gracias al colonial sistema electoral español, ha superado al PAR, que pasa a ser la tercera fuerza confirmada en Aragón. 32000 a 26000 votos, y en el PAR están contentos, el resto de Aragón les maquilla, y es preocupante los testimoniales resultados de CHA en Huesca y Teruel. En Zaragoza el PAR sube 3000 votos y CHA baja 49000, sin lograr recuperar la confianza perdida en las autonómicas. La izquierda siempre fue más crítica y abstencionista, posiblemente por tener principios más sólidos y autoexigentes, eso debe llevar a una profunda reflexión. Hay tres años hasta las próximas elecciones para recuperar al menos parte de lo perdido. La figura de Labordeta, a pesar de su buen trabajo, ha tapado el nombre de CHA, que se ha quedado sin una referencia que mostrar, algo que a nivel de las autonómicas no se notaba hasta las últimas. Una prueba más de la falta de base política de gran parte de la población, que no ha visto más allá, ni el buen trabajo realizado. Ahora Aragón se queda sin una voz que los defienda, o trate de paliar los olvidos centralistas, como sí ha tenido éstos últimos ocho años.
En definitiva, es un momento triste, pero el camino es duro, no acaba aquí. Es momento de hacerse más fuerte y corregir errores. ¡Entalto Aragón!

No hay comentarios: