jueves, 2 de agosto de 2007

El puente de Piedra

Lo mismo que comentábamos en el artículo referido al molino de Cánova, en Ricla, puede servir para ésto otro, se refieren al patrimonio artístico y cultural de todos. Nadie tendría que arrogarse el derecho a destruírlo, en éste caso los restos arqueológicos, la base romana del puente y más que hay. Y menos bajo el pretexto de una obra cara, inútil y que contradice el lema de la Expo 2008. Poco importa que sea catalogado como Bien de Interés Cultural. Para que pasen barquitos a 12 euros el billete, y unos barquitos más grandes y por tanto de mayor calado en el agua que los previstos inicialmente, habría que preguntarse a que obedece éste cambio, motivo por el cual hay que abrir un canal en el río, ya que sino la profundidad del cauce es insuficiente. Un canal que por la propia lógica del río, va a haber que dragar cada año, actuación cara, pues los lodos que arrastra los van a ir colmatando. Aparte que va a atraer una mayor corriente y fuerza del río hacia el centro del puente. El azud no ha sido suficiente, otro destrozo y obra innecesaria y contraria nuevamente al lema de la Expo 2008. Cuando en el resto de sitios las miras van en otro sentido, aquí se va con retraso.



Pero aquí todo vale en aras de un falso consenso, de no molestar ante tan importante acontecimiento. Si será importante que ha conseguido traer unas inversiones a Zaragoza para actuaciones demandadas hace años e incluso décadas. Es bochornoso que tengas que montar un tinglado así para que te den algo justo. Porque va a ser a mayor gloria de España y hay que dar buena imagen. Bajo el falso consenso se niega el diálogo y la discrepancia, pues supone ir contra el interés general y te convierte en el antitodo. Desaparece la visión crítica. Se impone el único modo de actúar, o es como digo o no se hace nada, no hay opción. Empobreciendo la participación de todos en la vida democrática y la toma de decisiones.


Azud

El PP, atento a todo lo que sea meterse con el PSOE, criticó la actuación. No les falta razón, pero viendo sus ideales hidráulicos mejor estarían callados y ser más coherentes. Más parece meterse con el PSOE que convencimiento en lo que se dice. Buesa Hay indicios de que se está cometiendo un delito contra el patrimonio y un delito urbanístico contra el Puente de Piedra. El alcalde en funciones Francisco Catalá, insistía en el destrozo. La vieja idea de progreso asociada a destrozo natural y no a convivir con la naturaleza. El Ayuntamiento tiene todos los permisos reglamentarios para proceder a las obras del proyecto de permeabilidad del río Ebro. Condicionadas a que si hay aparición de restos arqueológicos que sean de suficiente entidad, la Dirección General de Patrimonio determinará si el proyecto puede continuar o si tiene que reformarse y adecuarse a esos restos, pero está todo en regla. Incluso tenemos ya el informe positivo del Instituto Aragonés del Agua, diciendo que no hay ningún tipo de afección medioambiental con el proyecto de navegabilidad del Ebro, es decir, que el quitar gravas del río para conseguir que haya un canal de navegación, con 1,20 metros de profundidad por 15 metros de anchura, no tiene ningún tipo de repercusión medioambiental en el río y, por lo tanto, tampoco tenemos por ahí ningún tipo de dificultad. ¿Quién determina si es de interés o no? ¿Los expertos contratados por quién promueve las obras? Además vaya ejemplo que pone con el INAGA, sólo hay que ver la nefasta política hidráulica que ha llevado y su respeto al entorno natural.

Catalá



En nota de prensa, el PAR, exponía su curiosa forma de proteger el partrimonio. No sólo quiere que se proteja este monumento declarado Bien de Interés Cultural, sino incluso incrementar su protección y rehabilitación con el proyecto que quiere acometer Expoagua. Esperemos que no siga los criterios para proteger la vegetación de ribera del Ebro, basada en la tala indiscriminada de árboles. Además de unirse a las acusaciones del PSOE, van de la mano ahora, cínicos, sobre la ruptura del consenso sobre la Expo a PP y CHA. Lo que no ha impedido que la actuación de rebajar la base del puente de Piedra, haya sido llevada a los tribunales por el PP. Ni que las asociaciones ecologistas hayan presentado una queja a la Comisión Europea. Aparte de por la inutilidad de la obra, es contraria a la Directiva Marco del Agua, y amenaza el hábitat de la Margaritifera auricularia en peligro de extinción.

No hay comentarios: