lunes, 18 de diciembre de 2006

A cada cerdo le llega su San Martín

Sabio es el refranero popular, y como tampoco hay mal que cien años dure, Fernando Martín, alcalde de Calatayud desde 1995, diputado en las Cortes de Aragón y vicepresidente segundo de la Mesa de las Cortes, y exsenador del reino, a mayor gloria del imperio, parece estar dando sus últimos coletazos políticos, al menos desde un puesto de poder. Es para estar contentos. Alguien que ha gobernado Calatayud como si fuese su propiedad particular, y tratando de intimidar a sus adversarios políticos incluso con carteles por la ciudad, al estilo mafioso de encerrona en plenos y escarnio público. Acabando incluso por atacar a sus propios concejales.Y que quién a hierro mata a hierro muere, y con éste ya no hay más refranes. Uno de esos políticos que parece que no va a desaparecer de la escena pública nunca.




Como estará de degrada la situación y el descontrol, como estos dictadores que acaban aislados en una habitación, abandonado por todos, que un partido tan poco dado a airear discrepancias internas, que la dirección del PP aragonés le ha invitado a abandonar el partido. Tras haber anunciado contactos con el Partido Sociolaboral Cristiano, para poder ser cabeza de lista municipal. En un ejercicio de caudillismo, por lo desconocido de este nombre, y parece buscar que la gente le vote a él, no será por la implantación de este partido. Tras no ser cabeza de lista por el PP y dejar la secretaría regional del PP en octubre.



Es gratificante que los derechistas se peleeen entre ellos, y más en una comarca dónde obtienen buenos resultados. En enero José Antonio San Miguel, presidente de la comarca, renunciaba a su cargo de teniente de alcalde y en las comisiones, aunque seguirá de concejal. Dentro de la situación de desgobierno bilbilitana, de la que los ciudadanos son los mayores perjudicados. En palabras del portavoz de CHA Miguel Ángel Basanta “Es una descomposición de la derecha tradicional que ha habido en Calatayud. Son los últimos coletazos de unos movimientos en los que priman más los intereses personales que los generales y la estabilidad de la ciudad”.

Si aprovechando su debilidad, el PP consiguió atraer a alcaldes y concejales del PAR a candidaturas peperas, ahora han cambiado las tornas, y San Miguel se presentará por el PAR como número 1 en Calatayud, entre otros casos, como Morata de Jiloca, Maluenda y Munébrega. El PP prueba sus métodos. Son de esos políticos ambivalentes con tal de mandar, y prueba de las similitudes ideológicas de ambos partidos, ya lo decía hace años el PAR, "Las cosas claras, España es nuestra patria". La consecuencia en febrero era la expulsión de San Miguel del grupo popular en la DPZ, por deslealatad. Con el parabién del omnipresente Biel. Además para rizar el rizo, San Miguel no descarta pactar con el PP tras las elecciones. En fin.

No hay comentarios: