miércoles, 15 de agosto de 2012

La presa de Belo Monte

Muchas veces desde España se sigue mirando con paternalismo a América Latina, herencia de la época colonial y el eurocentrismo. Luego se pueden ver dos noticias de cómo enfocar un problema similar de distinta manera y uno se siente identificado con la de Brasil. Mientras en Aragón somos una colonia de recursos hídricos y se siguen empeñando en el recrecimiento de Yesa anunciando expropiaciones en septiembre, en Brasil un tribunal ordena paralizar las obras de la presa de Belo Monte y además ordena dialogar con los indígenas que moran esas tierras. Una mega obra en la Amazonia que les obligaría a desplazarse. En España las hidroleléctricas siguen siendo las dueñas de los ríos. ¿Se imaginan que aquí un tribunal obligara a un gobierno a dialogar con las personas afectadas? Yo no.

No hay comentarios: