sábado, 19 de noviembre de 2011

La vuelta de The Stone Roses

Una de mis bandas favoritas. A pesar de que su singular vocalista, Ian Brown, dijera que nunca se volverían a juntar. Tras las turbulencias que acabaron con el grupo en 1996. Romanticismo aparte es evidente que los beneficios económicos del regreso también habrán contado, así como el prestigio musical de cada uno.



Fue un grupo de cocción lenta, las primeras grabaciones de 1985 muestran un sonido casi tan industrial como su ciudad originaria, Manchester. Un sonido que se fue puliendo hasta dar uno de los mejores discos debut de la historia y que les convirtieron en grupo de culto, "The stone roses", lanzado en abril de 1989, y de mayor influencia en el Britpop de los 90. Junto a otra de mis bandas favoritas como The Smiths. Baste como anécdota la semejanza de aspecto de Liam Gallagher de Oasis con Ian Brown. Con un sonido limpio, delicado, canciones de bella melodia que evocan a The Beatles y letras algo enigmáticas, hasta con un toque obrero como en "Made of stone". Letras con las que se puede uno identificar fácilmente en distintos estados de ánimo. Otra clave fue el aspecto y la indumentaria del grupo, la imagen de rebeldía y a la vez cierta fragilidad. 


Sin embargo esta meteórica trayectoria se cortó por problemas con la discográfica, que dilataron la salida de su segundo disco, "Second coming", hasta 1994. El disco sin ser tan redondo como el primero es otro gran disco, más guitarrero. Las peleas acabaron con la salida de Reni y Squire y un previsible final de la banda. Esos cinco años también pesaron. Ya no era lo mismo.

La singular voz y actitud escénica de Ian Brown. La sensibilidad y talento a la guitarra de John Squire, responsable artístico de las portadas también. La solidez y talento de Mani al bajo, integrante después de "Primal scream". Y el sentido del ritmo y coros de Reni a la batería. Buena parte del mejor talento de su generación.

No hay comentarios: