jueves, 6 de octubre de 2011

La vara de Del Olmo

En demasiadas ocasiones nos vemos sorprendidos por algunas declaraciones judiciales. Desde la ignorancia respecto a las leyes, pero con sentido común, no le vemos sentido. Sin embargo la trayectoria del juez Del Olmo tiene casos como condenar sin pruebas en el caso Egunkaria, que ha quedado al descubierto su parcialidad. Parece que solo pueden ostentar la condición de víctimas las de ETA.

Después de vulnerar la libertad de expresión, ahora le da por la violencia de género. Llamar zorra a una mujer, no es un insulto. Ni contextualizándolo en un escenario de denuncia y además expresando el acusado su deseo de ver a la mujer y su hijo en una caja de pino. Siendo un tema que provoca decenas de muertes al año, debería tratarlo con más seriedad, que un error en estos casos puede ser fatal y luego vienen los lamentos. Una actitud propia del patriarcado. Retorcer el argumento.

Es difícil de encuadrar en ese contexto la palabra como la que se refiere a una persona astuta. En masculino sí es más habitual. Mientras en femenino se refiere habitualmente como sinónimo de puta.

No hay comentarios: