viernes, 23 de julio de 2010

Osas

El tema de la reintroducción de los osos en el Pirineo es polémico. Convendría realizar un esfuerzo para acercar posturas entre opositores y ecologistas. Así como hacer labores de concienciación. No hay que olvidar que el oso ha vivido históricamente en el Pirineo y tiene derecho a seguir haciéndolo y respetarle su hábitat. Tal vez los ataques esporádicos a ganado vengan por desequilibrios provocados por el hombre y no por la maldad del oso.

Más allá de la sanción de 10000 euros, me parece significativo y en cierto modo simbólico el castigo al cazador que mató a Canelle. La considerada última osa autóctona pirenaica. Con el burdo argumento de defensa propia. Si le ataca de verdad no habría salido así.

Y esperanzador que se haya visto a las posiblemente dos crías de Hvala en el valle de Arán.

No hay comentarios: