jueves, 24 de junio de 2010

Los libros de texto

No sé por qué todos los años hay polémica con los libros de texto. En parte es cierto que cada vez son más caros. Pero también es cierto que no debería haber tanto reparo en la educación de los hijos ni tanta queja, que éste es uno de los casos en los que todo el mundo echa mano de la ayuda pública, mientras son capaces de criticar los impuestos por otro lado, que para eso los pagan. A mis padres nunca les hizo duelo pagar. Era la educación. Vemos sin embargo cómo no hay ese reparo ni queja en pagar el último modelo de consola al niño, para que no se sienta marginado porque todos sus compañeros la tienen, en la vorágine del consumismo. Ni en el último modelo de ropa, zapatillas, pagar el teléfono móvil desde que tienen facultad de hablar, etc. Gastos superfluos para los que no hay el límite como con los libros de texto. En un contexto además de crisis, qué menos que las familias con rentas más altas los paguen. Con ingresos de más de 53407 euros. No se puede ejercer el mismo servicio social a las rentas bajas que a las altas, porque éstas hacen un abuso y rompen el reequilibrio social que suponen esas ayudas. Por supuesto el único partido que votó en contra fue el PP, que debe tener entre sus filas a mucha gente que supera esos ingresos.

No hay comentarios: