domingo, 23 de mayo de 2010

Adolfo Aragüés

Con la muerte de Adolfo Aragüés se va un gran naturalista, defensor de nuestros espacios naturales, gracias a él y a la lucha desinteresada y a veces incomprendida, hoy podemos disfrutar de la laguna de Gallocanta y el cañón de Añisclo, o comprender el valor de la Alfranca o la estepa de Belchite y la que rodeaba Zaragoza. Cuando la ornitología era cosa de locos. Desgraciadamente ese legado de conservación no se respeta, con casos como el de Castanesa, Espelunciecha o la Canal Roya. Comprender el valor natural y saber apreciarlo. Colaborador de Félix Rodríguez De la Fuente en Aragón, su figura a nivel aragonés es equiparable. Divulgador de nuestra riqueza natural, debemos mantener vivo su legado.

No hay comentarios: