domingo, 31 de julio de 2011

Los toros pasan a depender de cultura

La anormalidad social y cultural de España vuelve a quedar patente con la irracional decisión de que los toros pasen a depender del ministerio de cultura. Una más de la lamentable gestión de González-Sinde. Mientras en el resto del mundo causa repugnancia aquí se le eleva de condición y se les da a los taurinos su deseo disparatado de ser considerado cultura de un modo manifiesto. Más aún con un gobierno de un partido que dice ser de izquierdas, aunque hace mucho que dejó de serlo, que debería tener una mayor sensibilidad en el respeto a los animales. En este caso la tauromaquia es transversal y afecta a personas sin distinción ideológica.

Los que hablan de nacionalismo para la prohibición en Catalunya como factor fundamental, no ven que ellos son los nacionalistas. Como Juan Diego cuando dice que es parte de la identidad nacional. Y que además afirma con desfachatez que a lo que aspiran es a ser Bien de Interés Cultural, como ya lo son en algunas comunidades autónomas gobernadas por el PP.


No hay comentarios: